sáb. 25 de septiembre de 2021

logo autocosmos Vendé tu auto

Nueva

Renault Alaskan

Hecha para los que hacen

Conseguila

Voucher por $400.000

Tips y Consejos

¿Por qué no tengo que manejar con ojotas?

Te contamos los peligros a los que estás expuesto al conducir con el calzado más usado en verano.

¿Por qué no tengo que manejar con ojotas?

En días en los que las altas temperaturas son moneda corriente, mucha gente decide utilizar su vehículo calzando ojotas, principalmente debido a la comodidad que brindan. Claro que, como sucede con muchas cosas, comodidad no es sinónimo de seguridad, algo que en este caso se replica perfectamente.

De acuerdo a la Agencia Nacional de Seguridad Vial, manejar con ojotas supone un riesgo para quien lo hace debido a que no permite una adherencia ideal de los pies con los pedales, lo que puede llegar a generar que:

  • El conductor haga más fuerza de la debida y termine realizando maniobras bruscas.
  • Al no contar con sujeción en la parte trasera, la ojota se puede salir o enredarse en el pedal.

La solución a estos inconvenientes no es manejar descalzo, ya que el agarre tampoco será el oportuno, sino que se debe elegir un calzado que cubra todo el pie y que esté bien ajustado, lo que permitirá evitar cualquier “juego” con el pedal y brindará una respuesta acorde a las exigencias del vehículo.

¿Está prohibido manejar en ojotas?

En el caso de que seas medio cabeza dura y prefieras manejar con ojotas a pesar de su peligrosidad, podrás hacerlo en casi todo el territorio argentino sin que te multen. ¿Por qué en “casi”? Porque en Mendoza está prohibido hacerlo con calzado abierto, tal como lo señala su Ley de tránsito (9.024) desde 2018:

“Los conductores deberán hacer uso de calzado apropiado para el manejo y control total de los pedales de embrague, freno y acelerador del vehículo a su mando. Se entiende por calzado apropiado aquellos de tipo cerrado o que, siendo abiertos, sujeten la parte anatómica dorsal, plantar y lateral, con suela antideslizante que permita la sujeción a la goma de recubrimiento de los pedales”.

Así que ya sabés: si podés evitar manejar con ojotas o cualquier otro tipo de calzado abierto, mejor. No solo vas a proteger tu vida, sino también la de tu familia y/o amigos.

¿Te quedaste con ganas de conocer más consejos? Te invitamos a que leas las siguientes notas:

 

Ahora contanos: ¿Sos de usar ojotas para manejar? ¿Conocías sus desventajas? ¡Dejanos tu respuesta en los comentarios!

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas